Y DIGO YO… LOS LADRILLOS DEL COMPLEJO

25/02/2016
LOS LADRILLOS DEL COMPLEJO.

Por Víctor Péculo Domínguez, Delegado del Recreativo Portuense Infantil A y miembro del departamento de prensa del club.

Como todos sabemos el albañil es el que coloca y une ladrillos para ir levantando poco a poco grandes edificios. Estos
ladrillos necesitan una serie de mezclas para poder unirse entre sí y formar un bloque lo suficientemente fuerte para
poder ir formando bloques más y más grandes. Si estos bloques no están hechos desde el cariño y de un modo bien trabajado, con el tiempo pueden resquebrajarse, y todo debido a que no se han usado los materiales correctos. Por esto puedo decir a viva voz que mi club dispone de los mejores albañiles y ladrillos que puede haber.

Pues bien, ahora entendamos la metáfora. Con Albañiles me refiero al bloque de personas que llevan las directrices del club; Y con ladrillos a toda esa amalgama de personas cuya mayor satisfacción es trabajar, ayudar y colaborar con el Recreativo Club Portuense con el mero hecho de darle a nuestra ciudad un club y un equipo acorde a los galones que se merece.

Está bastante claro que sin nuestra directiva todo ésto hubiera sido una mera ilusión, pero no olvidemos que un edificio es fuerte si sus ladrillos son los adecuados. Desde aquí quiero hacer un llamamiento y reconocimiento a cada “ladrillo del complejo”. Uno representa los cuerpos técnicos, otro los encargados de mantener la instalación y el campo, otro por los que se encargan de que en cada partido cada niño tenga su ropa limpia y preparada para enfundársela, otro por los que pasan horas y horas ajustando dinero en secretaría, esperando y haciendo virguerías para que cada fin de semana los niños puedan pagar sus gastos arbitrales, otro por los que enseñan y educan en la Escuela a los más pequeños, otro por cada miembro del Departamento de Prensa que tiñen de rojiblanco cada uno de los ladrillos, otro por aquellas personas que van cada Domingo a ver a nuestro Senior con su bufanda al cuello, otro por la peña que sigue y apoya al equipo frente a cualquier adversidad, otro por cada chiquillo que pasea en las tardes de Invierno por las calles de mi ciudad con su chándal oficial, otros por los que colaboran con pancartas y publicidad con el club…

Todos esos ladrillos, sin prescindir de ninguno, forman las bonitas paredes de mi Marcos Monge. Un complejo levantado con el fin de que el sentimiento rojillo que todos conocemos siga permaneciendo en cada casa de la ciudad del Guadalete, donde cada niño tenga su casa para reír, para soñar…

Ésta es mi visión particular y espero y rezo que hasta el final de sus días cuiden, mimen y se sientan orgullosos de poder contar con cada uno de los ladrillos que forman la casa del Recre.

Entre TODOS, ladrillos, albañiles y mezclas, van dando forma, haciendo crecer y asentando los cimientos del Recreativo Club Portuense. Mi equipo y mi club.